El nuevo Estado de Información No Financiera (EINF)

21/01/2019

El pasado 28 de diciembre se publicó la Ley 11/2018, por la que se modifica el Código de Comercio, el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, y la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas, en materia de información no financiera y diversidad.

Esta nueva normativa obliga a determinadas sociedades y grupos a preparar un Estado de Información No Financiera (EINF) que debe incorporarse en el informe de gestión o presentarse en un informe separado, al que se haga referencia expresa en el informe de gestión.
La nueva información requerida se somete a los mismos criterios de aprobación, depósito y publicación que el informe de gestión, es decir, ha de ser elaborada y aprobada con el mismo proceso y plazos que los previstos para el informe de gestión. Además, en la nueva Ley expresamente se indica que el EINF es parte de los documentos que se formulan por el Consejo de Administración, y que será de obligado cumplimiento que el EINF se presente como punto separado del orden del día para su aprobación por la junta general de accionistas de las sociedades.

Estado de Información No Financiera

El Estado de Información No Financiera incluirá, la información necesaria para comprender la evolución, los resultados y la situación de la sociedad, y el impacto de su actividad respecto a estos cinco ámbitos: medio ambiente, social y personal, derechos humanos, corrupción y soborno y sociedad. Incluirá una descripción del modelo de negocio (entorno empresarial, organización, mercados donde opera, objetivos y estrategias, y los grandes riesgos vinculados a su actividad). Debe incorporar indicadores clave de resultados no financieros que permitan el seguimiento y la evaluación de los progresos y que favorezcan la comparación entre sociedades y sectores.

Adicionalmente, conforme a la nueva Ley, se incluirá información sobre las medidas que, en su caso, se hayan adoptado para favorecer el principio de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, incorporando, por ejemplo, información sobre la brecha salarial. Además, se incorporará información sobre el desarrollo sostenible, la cadena de consumidores, subcontratistas y proveedores, así como información fiscal como son los beneficios obtenidos país por país, los impuestos sobre beneficios pagados y las subvenciones recibidas.

No todas las sociedades tienen que incluir en su informe de gestión la misma información ni incluir el mismo detalle de la misma en cada área, sino que la información debería ser aquella que en opinión de los Administradores sea relevante considerando la entidad, actividad realizada y su estructura y su presentación acorde al marco normativo, nacional o internacional que la entidad haya decidido utilizar en su presentación en cada cuestión, marcos que deben quedar adecuadamente identificados en el propio EINF.

Alcance

La obligación de divulgación de información no financiera aplica a sociedades de capital que cumplan las siguientes condiciones, así como a sociedades, que formulen cuentas consolidadas, si el conjunto de las sociedades del grupo cumple las siguientes condiciones:

a) tener un número medio de empleados en el ejercicio superior a 500; y
b) o bien, que sean consideradas entidades de interés público (EIP), o bien, que durante dos ejercicios consecutivos en la fecha de cierre del balance, superaren dos de los tres criterios siguientes:       

        1) total del activo del balance: 20 millones de euros;
        2) importe neto de la cifra de negocios: 40 millones de euros;
        3) al menos 250 empleados de media durante el ejercicio.

Exención

No obstante, una sociedad dominante o dependiente de un grupo estará exenta de la obligación de presentar la nueva información requerida, si la empresa y sus dependientes están incluidas en el informe de gestión consolidado de un grupo que cumpla las condiciones anteriores.

Si una sociedad se acoge a esta opción, deberá incluir en el informe de gestión una referencia a la identidad de la sociedad dominante y al Registro Mercantil donde deben quedar depositadas sus cuentas junto con el informe de gestión consolidado.

Entrada en vigor y aplicación

Esta Ley es de aplicación para los ejercicios económicos que se inicien a partir del 1 de enero de 2018. Y se prevé que, transcurridos tres años de su entrada en vigor, la obligación de presentar un EINF, será de aplicación a todas aquellas sociedades, o grupos de sociedades, con más de 250 trabajadores que, o bien sean EIP exceptuando pequeñas y medianas, o bien sean No EIP Grandes durante dos ejercicios consecutivos (es decir, con activos superiores a 20 millones de euros o importe neto de la cifra de negocios superior a 40 millones de euros).

Archivado en: Artículos