Difusión de información no financiera por parte de las Empresas

22/02/2017

Tal y como era de esperar, se han publicado recientemente cambios legislativos que afectarán a diversas normas: el Código de Comercio, la Ley de Sociedades de Capital y la Ley de Auditoría de Cuentas. A partir del 1 de enero de 2017, las grandes empresas estarán obligadas a formular un estado de información no financiera en el informe de gestión de sus cuentas anuales consolidadas o por separado. Concretamente estarán obligadas las entidades de interés público cuya plantilla media supere los 500 trabajadores.

Esta Ley incorporará al derecho español la Directiva 2014/95/UE, por la que se modifica la Directiva 2013/34/UE en lo que respecta a la divulgación de información no financiera e información sobre diversidad por parte de determinadas grandes empresas y determinados grupos. Adicionalmente modificará el artículo 35 de la Ley de Auditoría de Cuentas, sobre el informe de auditoría de cuentas anuales de entidades de interés público, el artículo 49 del Código de Comercio y el artículo 262 de la Ley de Sociedades de Capital.

El estado de información no financiera consolidado incluirá la información relativa a la situación del grupo, sus resultados, evolución, y el impacto de su actividad en lo relativo a cuestiones como el medioambiente, respecto de derechos humanos, corrupción y soborno, entre otras.

Deberá incluir información sobre los procedimientos de diligencia debida aplicados por la empresa, y cuando sea pertinente y proporcionado, sobre sus cadenas de suministro y subcontratación para detectar, prevenir y atenuar efectos adversos existentes y potenciales.

Las empresas obligadas deberán facilitar información adecuada sobre los aspectos respecto de los que existen más probabilidades de que se materialicen los principales riesgos de efectos graves, junto con los aspectos respecto de los que dichos riesgos ya se han materializado. Los riesgos de efectos adversos pueden derivarse de actividades propias de la empresa o pueden estar vinculados a sus actividades.

Las sociedades individuales estarán exentas de divulgar esta información, siempre que se encuentre incluida en el informe de gestión consolidado del grupo al que pertenece. Las pequeñas y medianas empresas quedan eximidas de esta obligación.

Archivado en: Artículos